• Loreto B. Gala

El stroller perfecto / The perfect Stroller

Actualizado: 31 de jul de 2019



Cuando Easywalker me contactó para ser embajadora de su marca de cochecito pensé en lo bien que me venía en ese momento tener otro carrito, porque el Bugaboo que nos habían prestado ya estaba pasando a otra vida. Luego estuve haciendo memoria y me di cuenta que en nueve años de crianza hemos tenido 5 marcas de cochecitos diferentes. Os las voy a mencionar -ojo, que me da mucha vergüenza reconocer esto- Gesslein (alemana), Hartman (alemana), Koelstra (holandesa), MacLaren (británica), PlayOne (alemana) y finalmente un Bugaboo Donkey twin, de segunda mano (holandesa).

No sabemos bien porqué, pero parece que tenemos un problema serio con los carritos de bebés. Hemos llegado a pensar que somos una familia “stroller destroyer”, porque sinceramente es casi imposible que nos duren tan poco. Pero creemos que es un defecto nuestro; como hay personas que no se entienden bien con los ordenadores o con los móviles y otras que los destrozan los zapatos… Esto nos pasa a nosotros, al cabo de dos años, nuestros cochecitos mueren. Así que pensaba yo todo el rato, esto de ser precisamente embajadores de una marca de cochecito para bebés llegaba a ser de risa.

No suelo hacer colaboraciones con marcas grandes, pero a ésta le quise dar una oportunidad. El contacto de la gente fue muy amable y cercano, directamente desde Holanda y todo fluyó con mucha naturalidad. Antes de decidirme hice una investigación de mercado y me quise averiguar más sobre esta marca.

Easywalker por fuera se veía perfecto: un diseño bonito y práctico. Entraba por los ojos muy rápido, como un caramelito. Pero lo real e importante era la durabilidad. ¿Cómo saber si este cochecito no acabaría como los demás? Según las encuestas y los premios, Easywalker los había ganado todos el último año.

Luego me enteré que el CEO de Easywalker vive en Barcelona porque está casado con una española. Y ay... ¡qué ilusión nos dan estos detalles! Inmediatamente, simpaticé aún más con ellos.

También supe que ellos buscaban realidad en sus familias embajadoras, que sólo serían tres en Europa, y que nosotros les parecíamos una familia auténtica, sin postureos ni muchas ambiciones en las redes.

Así que después de darle unas vueltas con mi marido, dijimos que sí.

A principios de marzo nos enviarían los productos y haríamos unas fotos y vídeos para ellos… y esto de salir en todas las campañas de un producto que apenas conocíamos era un riesgo.

Pero algo nos decía que no nos estábamos equivocando.


Cuando llegaron los cochecitos y los montamos con muchísima rapidez, lo notamos enseguida. “Es que no tiene nada que ver con el Bugaboo. Ni con los demás”, nos decíamos mi marido y y todo el rato. “Y además, el diseño es mucho más bonito”. Estábamos encantados.

La mayor prueba de fuego fue superada a la primera: Ada se sentó en el carrito sin rechistar. Es más, desde que tenemos estas sillitas, Ada no sólo se deja sentar, sino que ella misma se quiere abrochar el cinturón (lo impensable). Y es que os lo digo de verdad, van encantados ahí dentro.

Dejarme, entonces, contaros porqué nos enamoramos de Easywalker:

Como dato anecdótico, os explico primero, que los holandeses son los ‘número uno’ en marcas de cochecitos. Lo equivalente a los alemanes con los coches o los italianos con los zapatos. Por eso, a la hora de escoger un carrito, fijaros sobre todo en las marcas holandesas. Ya solo por eso, el cochecito seguramente es de buena calidad. El segundo dato es que Easywalker tiene un precio 20% menor al del mercado (en comparación al Bugaboo, por ejemplo) lo que lo hace ser mucho más interesante que cualquier otra marca, ya que la relación calidad-precio es buenísima. Y como tercer dato, el último año ganó los premios al mejor cochecito, según el consumidor, así que habría que hacerle caso a los papás que ya lo han probado y que lo recomiendan.

Easywalker Harvey


Este es mi favorito, sin duda. El cochecito es fuerte y a la vez ligero. Muy fácil de usar y de plegar y de un tamaño ideal. Las ruedas giran con mucha facilidad pero siempre muy estables. El freno es fácil de encontrar, de poner y sacar. Me encanta que la silla tiene una altura perfecta (no es tan bajo como el Bugaboo o MacLaren ni tan alto como Stokke) por lo que no tienes que agacharte mucho para ver a tu bebé. Además, las telas que usan son de colores neutros pero con muy buen gusto y la silla está forrada a juego, así no hace falta comprar una funda para que sea vea más bonita. El cinturón es muy fácil de abrochar y desabrochar y los protectores son blandos, para que el bebé no se sienta agobiado. Hasta en estos detalles mínimos han pensado los de Easywalker.

Otra cosa que me gusta mucho es que la cesta debajo de la silla es muy grande; la silla al estar en altura, deja mucho espacio a la cesta y se hace muy cómodo el poner y sacar cosas de allí dentro. (Esto es algo que yo valoro mucho porque suelo llevar la cesta a tope).


La silla la puedes cambiar de dirección. Yo soy una mamá a quien le encanta ir mirando la carita de su bebé, por lo que hasta muy mayores las he tenido a todas giradas hacia mi (os diré que incluso con dos años). Así siempre les he ido contando cosas, nos miramos mutuamente y también vigilo que no les de el sol en la cara o que no estén llenas de mocos... Pero a mi marido le gusta tenerla mirando la calle, así que estamos constantemente cambiando de dirección, con muchísima facilidad porque las piezas encajan a la primera.

Lo mismo pasa a la hora de plegar. Desmontarlo para el coche es muy fácil.

Ah, y tiene un detalle que me gusta mucho también y es que el techo se puede estirar más para taparle mejor; solo que está delicadamente recogido con una cremallera que al abrirla deja entrar un poco de aire y a la vez el techo se hace más grande. El bebé queda más protegido.

No hay nada que no me guste de este modelo. Os prometo que es el ideal. ¡Y os lo digo luego de haber probado cinco marcas diferentes en nueve años!

Easywalker Buggy XS


Este es el cochecito perfecto de viaje. Como puede ser el maletín perfecto de viaje. Tal cual, porque la manera en que lo pliegas y lo abres, lo poco que ocupa y pesa y lo mucho que lo usas, es como el maletín mágico de la Mary Poppins: lo tiene todo.

No es tan robusto ni gira con tanta facilidad como el modelo Harvey (propio de los coches paraguas) pero tiene exactamente lo que necesitas: un carrito pequeño, fácil de manejar, que el respaldo se tumbe por completo para que tu niño pueda dormir perfectamente y que además sea bonito.

Es más pequeño incluso que cualquier coche paraguas, pero sobretodo, lo que tiene este cochecito es que lo puedes llevar a todas partes.

Se pliega tan fácilmente y queda tan compacto que cabe en cualquier rinconcito. Nosotros que solemos viajar mucho, le hemos visto la utilidad inmediatamente: no solo cabe sin problemas en el maletero del coche cuando vas a tope, sino que es el carrito ideal para viajar en avión: lo puedes como equipaje de mano debido a que su peso y tamaño hacen que quepa perfectamente en la cabina (y así te aseguras que lo llevas contigo sano y salvo).


Seguro que os ha pasado alguna vez quedar con amigos en un café que está repleto, que llegas tú con la silla, la bolsa, el niño, sus juguetes, miras para todos lados y no sabes dónde meter tu cochecito... Pues bien, este lo pliegas, lo pones debajo de la mesa y nadie se entera. Es ideal hasta para esas ocasiones.


Como podéis ver en las fotos, estábamos encantados. Encantados de conocer a los representantes de EasyWalker, a las fotógrafas @keeandkee que hicieron un trabajo excelente y al "camera man" y sobretodo encantados de llevar estos productos como familia embajadora. No solo a las niñas les encantan sino que nosotros por fin, encontramos la marca que estábamos buscando. Y además, con tres niñas que tenemos, estos modelos de color "nude" son perfectos para ellas.

¡Es que no hay nada malo que contaros de este marca!

Bueno, sí, sólo hay una cosa mala en esta historia, que mi marido y yo nos preguntamos todo el rato:

¿porqué no los conocimos antes? ¡La de cochecitos que hubiésemos ahorrado!





English version

When Easywalker contacted me to be part of an ambassador program for their stroller brand, I thought how good it would be to have another buggy, because the Bugaboo we had borrowed from friends had almost its days counted. Then I realized that in nine years being parents, we have had 5 different brands of strollers – I'm very embarrassed to admit this- We had the following brands: Gesslein (German), Hartman (German), Koelstra (Dutch), MacLaren (British), PlayOne (German) and finally a second-hand Bugaboo Donkey twin (Dutch).

We don't know how, but we seem to have a serious problem with baby buggies. We even think that we are a "stroller destroyer family”, because honestly it's almost impossible to have five buggies lasting so short. But we believe that it is our fault; as there are people who don't get along well with computers and others who break easily their shoes ... This happens to us, after two years our strollers die. So I thought all the time, this whole thing of being ambassadors for a baby stroller brand is gonna be funny!

Easywalker looked perfect on the outside: a beautiful and practical design. It went through my eyes very quickly, like a candy. But the real and important thing was the durability. How could I know if this stroller wouldn't end up like the others? According to the polls, Easywalker awared best stroller in January 2018.

Then I found out that the CEO of Easywalker lives in Barcelona because he is married to Spanish lady. Immediately, I became closer to them.

I will first explain three good reasons to choose Easywalker: First, that the Dutch are the'number one' in stroller brands. The equivalent of Germans with cars or Italians with shoes. So, when you have to choose a stroller, look especially at the Dutch brands. The second fact is that Easywalker has a price 20% lower than the market price (compared to Bugaboo, for example) which makes it much more interesting than any other brand, since the quality-price ratio is very good. And as a third point is that Easywalker won the awards for the best stroller, according to the consumer. We should pay attention to the parents who have already tried it and recommend it.

So after rolling this idea in our heads, my busband and I decided to say YES. And we were not wrong.

Easywalker Harvey

This is my ever favorite one. The stroller is strong and at the same time light. Very easy to use and fold and also has an ideal size. The wheels turn very easily and stable. The brake is easy to find, to put on and take off. I love that the chair has a perfect height: it's not as low as the Bugaboo or MacLaren or as high as Stokke, so you don't have to bend down too much to see your baby. In addition, the fabrics they use are neutral colors and the chair is lined to match, so there is no need to buy a cover to make it look prettier. The belt is very easy to buckle up and unbuckle and the protectors are soft, so that the baby feels comfortable. Even these minimal details have been thought of by Easywalker.

I'm a mom who loves to look at her baby's little face, so I've had my children turned on me even at two years old. So I've always been telling them things, we look at each other and I also watch out that they don't get the sun on their faces or that they're not full of snot. But my husband likes to have her looking at the street, so we're constantly changing direction, very easily because the pieces fit together at the first time.

There's nothing I do not like about this model. I promise you that it is the ideal one. And I tell you after having tried five different brands in nine years!

Easywalker Buggy XS

This is the perfect travel stroller. So good as can it be the perfect suitcase. Just like that, because the way you fold it and open it, the little that it occupies and weighs and how much you use it, is like Mary Poppins' magic bag: it has everything.

This buggy is not as robust as the Harvey model because it is designed for travel. But it has exactly what you need: a small, easy-to-handle stroller, with the backrest lying flat so your kid can sleep perfectly. And it looks fashionable. What more could I ask for?

Surely you have ever spent time with friends in a cafe that is full, and happened that you arrive with the buggy, the baby changing bag, your handbag, the child, his toys… you look everywhere and do not know where to put your stroller ... Well, you fold this buggy one up, put it under the table and nobody finds out. It is ideal even for such occasions.

It makes our lives a little easier, guys!

As you can see on the pictures, we are delighted. We loved to meet the EasyWalker representatives, the lovely photographers from @keeandkee and the camera man, and above all we are cheerful to bring these products as an ambassador family. Not only the girls love them, but we finally found the brand we were looking for.

There's nothing wrong with telling you about this brand!

Well, yes, there is only one bad thing in this story, which my husband and I ask ourselves all the time:

Why did not we get to know them before!! We wouldnt have spent so much in unsatisfaying strollers!


¿Te gustaría recibir estas notas en tu correo?  
  • Black Instagram Icon